viernes, 16 de julio de 2010

7.La Fiesta

Alice había convertido la sala de la casa en un enorme salón de fiesta, los muebles los situó a los lados, lleno todo de globos de todos colores, hizo maravillas con ellos, muchas flores por todas partes (Rosas, claveles, azucena, orquídeas) y hasta una piñata en el lugar donde estaba la bola de discoteca cuando organizo nuestra fiesta de graduación, esta tenia forma de lobo, las ventanas del fondo reflejaban toda la escena por lo que se veía el doble de lo que en realidad era, muchos de nuestros amigos estaban aquí, esos que no esperaba encontrarme, le música estaba alta y todos lo que estaban bailando dirigieron sus miradas a la puerta.

-¡¡Feliz cumpleaños Ness!!-gritaron todos al unísono, su cara se iluminó, no lo podía creer, estaba tan contenta que sus ojos se iluminaron, como no lo habían hecho en mucho tiempo, se le aguaron los ojos.


-Gracias -susurro, muy bajo, al parecer era el único que podía usar- mil gracias a todos, son la mejor familia -observo cuidadosamente a su alrededor- y amigos que alguien puede tener -no es que le gustara hablar mucho, prefería hacerlo a través de su don pero se veía obligada a hacerlo cuando estaba Charlie presente o algún otro humano. Volteó hacia nosotros que aun estábamos tras ella, en la puerta- Mamá, Papá, muchas gracias, son los mejores -y nos abrazo fuertemente, mostrándonos lo feliz que se encontraba.

-De nada linda -le susurre al oído, mientras poco a poco se iba formando una especie de fila para felicitarla encabezada por Jacob, saque de mi bolsillo una pequeña cajita y se la entregue, ella la abrió y descubrió una esclava de oro blanco con su nombre grabado en una perfecta caligrafía.


-Gracias mami, esta hermosa.

-De nada -dije sonriéndole, mientras Edward sacaba una cajita un poco más grande y se la entrego, esta poseía una cadena que hacia juego perfectamente con la esclava que momentos antes yo le había entregado, el dije es una luna, la luna creciente, Renesmee se quedo atónita observando el dije.

-Simboliza el amor que tenemos hacia ti –murmuro Edward jalándome dulcemente por la cintura para acercarme aun mas a él- así como vemos crecer la luna, así como creces tu, así es como cada día crece más el amor que te tenemos y pese a que llega un punto en el que vemos la luna cada noche más pequeña, en ese momento nuestro amor sigue creciendo, y lo seguirá haciendo eternamente -a Renesmee se le escaparon unas lágrimas ante estas palabras (y yo también hubiera llorado de haber podido, aun así me picaban los ojos, no de la forma q me picaban cuando Pensé que ese el final, yo quería llorar, llorar de felicidad) y nos abrazo mientras Edward se las retiro de la mejilla con el dorso de su mano.

Renesmee se giro lentamente, al tiempo que Edward la amarraba la cadena (la esclava ya la tenía puesta) en cuanto este alejo sus manos Jacob la cargo dándole un gran abrazo y haciéndola girar por los aires mientras le decía "FELIZ CUMPLE NESSIE" cuando la dejo en el suelo cubrió sus ojos dirigiéndola para que caminara, llevándola a la puerta trasera, se los descubrió para que viera su regalo junto a la puerta, era un enorme lobo tallado en madera, como el que me había dado de regalo de graduación en la pulsera, pero mucho más grande y con un lazo rojo, es igualito a Jacob en su forma lobuna, justo del mismo tamaño ahora que lo veo mejor, Jake debió trabajar en él durante meses, cuidando de que cada detalle quedara igual al original, esta vez fue Renesmee quien lo abrazo y con voz apenas audible susurro "gracias" y Jacob la beso en la mejilla, la fila se estaba formando nuevamente tras la puerta, encabezada esta vez por Charlie y Sue cuando por fin los chicos cruzaron el barandal de la puerta Charlie la abrazo, desprendiéndola de los brazos de Jake "Feliz cumple Ness" y luego Sue, le entregaron una caja dorada, un poco más pequeña que las de zapatos, Renesmee la abrió, giro la manilla y se quedo en silencio observando la bailarina que giraba al ritmo de la música por más de un minuto.

-Es hermosa -el cofre redondo, rosado, con la bailarina tallada en distintas posiciones- Gracias -se acerco a nosotros para colocarlo en la mesita junto a al piano, pero antes de dejarla levanto la bailarina y descubrió una medallita también como la bailarina -es perfecta- susurro tan bajo que ni Charlie ni Sue alcanzaron a oírla.

-Hola chicos -grito ¿Seth? Distrayéndonos, ¡Pero qué grande esta! Eso me recuerda al estirón repentino que dio mi amigo Jacob- ¿cómo han estado? -saludo a Edward con un apretón de manos y a mí con un beso en la mejilla.

-Muy bien ¿y tú? -dijimos al unísono

-Bien, gracias.

-¡Pero qué grande estas! -masculle pero Edward me interrumpió.

-Miren eso -mascullo en un tono un poco más alto a un susurro, mientras reía, era el turno de Rose y Emmett de entregarle el Regalo a Renesmee.

-Toma -dijo Emmett (mas bien lo grito) mientras le daba un abrazo de oso y un par de vueltas en el aire- feliz cumpleaños -dijo cuando la dejaba en el suelo, entregándole una caja color púrpura- es de Rose y mío -murmuro mientras esta la felicitaba.

-Gracias -susurro cuando recupero el aire y empezó a desenvolver el regalo, pero al retirar el papel púrpura había uno rosado y luego uno celeste, uno lila y otro verde manzana, uno dorado y otro plateado, algunos invitados no aguantaron mas y rompieron al reír al darse cuenta que luego del plateado había uno blanco y después uno chocolate (igual al tono de sus ojos) el último fue uno estampado con todos los colores y cuando al fin Renesmee descubrió lo que era susurro- Oh, gracias, están hermosos "si tuviera teléfono" -mascullo aun más bajo y todos rompieron a reír.

-Mi turno, mi turno -murmuraba Alice, abriéndose paso entre los invitados tomada de la mano de Jasper, quien le entrego a su compañera una bolsita de seda negra, algo pequeña- Ness aquí esta nuestro regalo -dijo entregándole la bolsita y Renesmee saco de su interior un objeto plateado.

-Woow... Es un teléfono -inquirió contenta- ¿de verdad es para mí? -ambos asintieron- es... Es... ¡Perfecto! ¡Gracias! -susurro abrazándolos.

-Alice vio la broma que pensaba jugarte Emmett, y como no pensaba darte el teléfono hasta el próximo año, así que decidimos entregártelo nosotros de una vez -le dijo Jazz al oído en apenas un susurro, aunque la mayoría de los aquí presentes logramos escucharlo con claridad.

La casa estaba llena de metamorfos, vampiros y algunos humanos, todos esperaban pacientemente su turno con la cumpleañera y los que ya habían entregado su regalo estaban dispersos por la sala bailando con sus parejas.

-Ahora, ¡Es hora de cambiarte esa ropa! -dijo Alice apenada, como si lo hubiera olvidado por completo y se la llevo al piso de arriba -Rose- murmuro y esta enseguida subió las escaleras, le dio unas rápidas instrucciones y corrió en busca de el nuevo look de Renesmee.

Los que faltaban por entregar sus regalos se fueron hasta la mesa del fondo y los acomodaron ordenadamente y poco a poco la sala se convirtió en una pista de baile cada uno con su pareja, Charlie y Sue -valla creo que Charlie ha cambiado un poco sus hábitos desde que sale con Sue- Quill y Claire, Sam y Emily, Jared, embry y Jacob se turnaban para bailar con Leah -fue una sorpresa verla aquí y aun mas, sonriendo, hasta donde recuerdo ella odia a los vampiros, pero sobretodo a mi- Benjamín y Tía, Safrina, Senna y Cachiri -me alegre de ver tantos rostros de amigos aquí presentes, me sorprendió ver a Kate bailando junto a Garret y sonreí al recordad que nuestro encuentro con los vulturis hacia casi dos años había servido para unir a algunos nómadas, pero ¿quién es ese chico que esta con Tanya?.

No recuerdo haberlo visto antes, ni siquiera cuando era humana, era un vampiro tan alto como Edward, tan musculoso como Emmett, tal vez mas, con el cabello rubio ondulado, cuando voltio pude ver sus ojos color topacio al igual que los vampiros vegetarianos, aparentaba aproximadamente entre veinte y veinticinco años y debo admitir que es un muchacho bastante apuesto, muy bien parecido.

-Amor ¿que miras? -me susurro Edward al oído, sacándome de mis cavilaciones, mirando hacia donde había estado fija mi vista hacia apenas medio segundo, paro retirarla inmediatamente- ¿quién es? -se pregunto así mismo- no puedo ver... -se interrumpió a si mismo mientras arrugaba la nariz, el chico se estaba acercando a paso lento humano, de la mano de tanya, y note como todos se alejaban de él disimuladamente "algo tiene este chico" me dije para mis adentros, estaban cada vez más cerca y Edward me rodeo la cintura acercándome mas aun mas a él, empezaba a ponerme nerviosa así que mire a mi alrededor hasta observarla, Renesmee estaba en la otra esquina hablando con los lobos, si algo llegaba a pasar me llevaría menos de medio segundo llegar hasta ella, Edward se estaba inquietando, llego el momento de actuar, retire mi escudo y cuando estaba a punto de cubrirlo completamente Tanya hablo e inmediatamente la mire.

-Ya deja de hacer eso -¿me hablaba a mi? Mi escudo regreso rápidamente a su forma original -hola Edward -saludo con un abrazo y un beso en la mejilla- Bella -también me saludo con un beso en la mejilla lo cual me sorprendió mucho ¿desde cuándo era tan amable conmigo?

-Hola Tanya -la saludamos, pero entonces Edward y Tanya hablaron al mismo tiempo "les quiero" dijo ella, mientras el pregunto extrañado "¿Fred?"

-¿se conocen? -pregunto Tanya con el seño fruncido.

-¿Nos conocemos? -recalco Fred sin ocultar su desconcierto, pero dejando en claro que él no conocía a Edward.

-Entonces tú eres Fred -dijo mi marido sonriendo mientras le tendía la mano- es un placer conocerte al fin, debo admitir que no creí que esto sucediera y menos en estas circunstancias -Fred seguía extrañado y la verdad también Tanya y yo le seguíamos- Tú no me conoces -respondió a la pregunta mental, lo que hizo que su seño fruncido se acentura aun mas hasta casi juntarse sus cejas- pero yo a ti si, tal vez mejor de lo que te imaginas.

-Pero ¿Cómo es...? ¿Por qué...? ¿De dónde me conoces? -inquirió con su gruesa voz.

-Bree -fue todo lo que dijo mi marido para que Fred se relajara y yo me estremecí al recordar a la neófita del claro.

-¿Como esta ella? -pregunto mientras observaba en todas direcciones- ¿está aquí?

-Lamento informarte que no -mascullo Edward con voz dolida y el repentino cambio de tono llamo su atención- ella... Esta... -Edward dudo se decirlo o no.

-Oh vamos, dilo de una vez, ¿donde está ella?

-Muerta -concluyo Edward apenas en un susurro- hicimos lo que pudimos -mascullo entrecerrando los ojos y Tanya abrazo a Fred dulcemente- pero los vulturis no dan segundas oportunidades, al menos eso es lo que ellos dicen.

-Oh, valla -murmuro Fred con tristeza en los ojos- y que, o mejor dicho ¿quiénes son los vulturis?

-Son algo parecido a la realeza, gracias a ellos los humanos no saben de nuestra existencia, ¿Tanya no te ha hablado de ellos? -inquirió mientras esta negaba apenada- bueno, en todo caso, este no es el mejor momento para hablar de esto, ¿ya conociste a Bella?, mi esposa.

-Mucho gusto -dije amablemente.

-Un placer -respondió con una media sonrisa, pero con el dolor de la pérdida en los ojos.

-Ella es la razón por la cual tú entraste a este mundo -susurro, por los pensamientos de Fred- por ella, Victoria te convirtió en quien eres ahora, a ella le pertenecía esa blusa roja que Bree te acerco un día, el efluvio que Riley les obligo a memorizar -este se estremeció al recordar todas estas cosas, "Victoria", "Riley" y aun mas con mi efluvio de humana. "Ya Para" estuve a punto de decirle pero Edward respondió a la pregunta que surgía de la mente de Fred- Muertos, todos han muerto, ella era victoria, tu creadora, también Riley y todos los demás del grupo.

-Riley... -comenzó a decir con repugnancia, pero no pudo terminar la frase.

-Ella le había mentido también, él no sabía toda la verdad -Fred asintió.

-Gracias -murmuro y rodeo la cintura de Tanya que ya estaba mas tranquila
-No hay porque… Otro día te hablaremos de los vulturis.

-Hola Bella, Edward -saludaron Kate y Garred que llegaron a donde nos encontrábamos.

-Oh, veo que ya se conocieron -mascullo Kate, como si hubiera querido estar presente en el encuentro.

-Más de lo que imaginas -susurro Fred.

-Ahí vienen -susurro Tanya.

-ya era hora -acordó Kate, en tono de broma.

-El cumpleaños -mascullo Edward

-¿La torta? -Pregunte, ya que me encontraba de espaldas.

-En el piano -me contesto- Esme la trajo hace unos minutos, "vamos" -susurro aun más bajo, y me llevo hasta el piano para sentarnos en el banco, Renesmee llego a mi lado y la situé en mis piernas, el pastel era muy grande, creo que Alice lo hizo pensando más que todo en los chicos de la Push que comen como lobos, se apagaron las luces y comenzamos a tocar la melodía, coreada por los invitados que ya se encontraban alrededor del piano...

Después de repartir la torta a los invitados que si la disfrutarían -y que a pesar de haber devorado toda la parrilla y los pasapalos- estos repitieron su ración de torta, todos se acomodaron formando un amplio círculo alrededor de la piñata, dejando al frente a los lobos que estaban recordando su infancia, le vende los ojos a Renesmee y Alice le dio algunas vueltas, pero dejándola frente a la piñata, esta la rompió al primer palazo llenando toda la sala de dulces y juguetes y a excepción de los vampiros, todos comenzaron a recogerlos, los chicos de la Push agradecieron mucho, afirmando que no habían ido a una fiesta desde hace años y que aun así esta es 100 veces mejor, Clarie estaba un poco triste porque no pudo darle a la piñata, pero aun así recogió muchas cosas, sin contar, además, con todo lo que agarro Quill también para ella, en cuanto no quedo nada en el suelo todos resnudaron el baile y comenzó la hora loca, con infinidades de objetos y mascaras, al cabo de un rato algunos empezaron a dispersarse por la casa, los primeros en retirarse fueron Charlie y Sue y con ellos Leah, luego Sam y Emily y así poco a poco se retiraron nuestros amigos lobos, todos los demás bailaron hasta poco mas de salir el sol, Excepto Renesmee que se fue a dormir pasadas las 2 de la madrugada, poco después de que se fuera Jacob, que solo lo hizo por que vio lo cansada que esta se encontraba, y que no se acostaría mientras el permaneciera allí, nuestros amigos que quedaban se dispersaron en distintas actividades y pasatiempos en la casa y sus alrededores.

-Que bueno es estar todos reunidos nuevamente y que esta vez no es por nada malo -me había dicho Zafrina en algún momento de la noche, a lo que le respondí con un asentimiento.

-Me alegro de que así sea -esta paso un rato mostrándole a Renesmee nuevos lugares (el poco rato que Jacob se lo permitió) y Renesmee estaba muy contenta con su fiesta, estuvo con todos los invitados, la paso en grande! Y Alice estaba orgullosa de que así fuera...




Chiks! Lamnto la tardanza!!!
Estuve mas de un mes sin inter y apenas ayer en la tarde lo arreglaron...
Estoy super contenta xq veo que tengo nuevos seguidores!!! Son lo maximo!!!
Los kiero un monton!
Y les kiero recomndar algunos blogs que he leido y debo admitir que me fascinan!!!

http://quimeraelsueodeunvampiro.blogspot.com/

http://palpitodeamor.blogspot.com/

http://madihistory.blogspot.com/

http://www.historiasficticiasdelavidareal.blogspot.com/

5 comentarios:

]: Vampiirhiita :[ dijo...

Guaaaa!! yo kieroo una fiesta asiii!!
hahaha.. me encanto el capi!!!
siguee asiii!
amooo tu historiaa!!!

LILY TIWILGTH FAN dijo...

felicitaciones q historia super quiero ver mas¡¡
quieres pasar por el mio apenas empieso pero bueno¡ me gustaria q le echaras un vistaso
http://unachicapobreounapobrechica.blogspot.com/

Yessica Vieira dijo...

http://mi-luna-y-mi-sol.blogspot.com/

Anónimo dijo...

muuy buenoo!! espero publiques pronto el sig..!!! =)

Lily acevedo dijo...

Hola soy Lily BETH mmm… eh decidido publicar un proyecto que estoy llevando a cabo ase muy poco, es una historia narrada por la protagonista pero con varios personajes que pueden llegar a ser muy interesantes… este es mi blog: http://unachicapobreounapobrechica.blogspot.com/ me gustaría que se pasaran por el y me dijeran q tal les parece.